Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar
PlanetadeLibros
Roberto Suazo
Santiago de Chile, Chile, 1982
 ©© Valeria Paris
©© Valeria Paris

Roberto Suazo

Santiago de Chile, Chile, 1982

Roberto Suazo Gómez es doctor en Literatura por la Universidad de Chile. Ha impartido clases de Literatura Occidental, Literatura Chilena y Ética en diversas universidades nacionales. Actualmente se encuentra desarrollando una investigación doctoral para la Universidad de Otago, Nueva Zelandia, acerca de la figura mítica de Baubo, su relación con la risa femenina de la antigüedad grecolatina y sus influencias en la cultura popular y la literatura cómica premodernas. 

¿Macho y hembra los creó?

Roberto Suazo

El género fluye y la historia también.

Sinopsis de ¿Macho y hembra los creó?

«La mitología griega habla de Procusto, cruel posadero con un retorcido sentido de la hospitalidad. Mientras sus huéspedes dormían, los ataba de pies y manos en su cama y los medía con esmero, obsesionado con que se ajustaran a ella perfectamente. Si el huésped era demasiado pequeño, lo estiraba hasta que ocupara la totalidad del lecho. Si era demasiado grande,
mutilaba los miembros que rebasaban los límites de la cama (...) ¿No se asemejan esos lechos de hierro a las dos rígidas casillas, hombre o mujer, que nuestra cultura ha dispuesto para contener vidas enteras? Como es fácil notar, Procusto no soporta la diversidad. Análogamente, desde la Antigüedad el patriarcado ha preferido rasar las diferencias y uniformar todo
lo que destaque demasiado. El mito de Procusto grafica muy bien la insensatez del binarismo patriarcal en su exigencia de una uniformidad imposible».


Si con su primer libro Roberto Suazo leyó críticamente el discurso patriarcal (Víboras, putas, brujas, 2018), en ¿Macho y hembra los creó? Una historia de la diversidad de género en el mundo antiguo construye un mosaico de viejos y atractivos relatos de Oriente y Occidente para mostrarnos cómo los géneros fluyen y las identidades han sido siempre diversas, en humanos
y también en dioses. Y aun en los relatos bíblicos el amor no se da solo de una manera, sino que toma todas las formas que el deseo le ofrezca.

«La mitología griega habla de Procusto, cruel posadero con un retorcido sentido de la hospitalidad. Mientras sus huéspedes dormían, los ataba de pies y manos en su cama y los medía con esmero, obsesionado con que se ajustaran a ella perfectamente. Si el huésped era demasiado pequeño, lo estiraba hasta que ocupara la totalidad del lecho. Si era demasiado grande,
mutilaba los miembros que rebasaban los límites de la cama (...) ¿No se asemejan esos lechos de hierro a las dos rígidas casillas, hombre o mujer, que nuestra cultura ha dispuesto para contener vidas enteras? Como es fácil notar, Procusto no soporta la diversidad. Análogamente, desde la Antigüedad el patriarcado ha preferido rasar las diferencias y uniformar todo
lo que destaque demasiado. El mito de Procusto grafica muy bien la insensatez del binarismo patriarcal en su exigencia de una uniformidad imposible».


Si con su primer libro Roberto Suazo leyó críticamente el discurso patriarcal (Víboras, putas, brujas, 2018), en ¿Macho y hembra los creó? Una historia de la diversidad de género en el mundo antiguo construye un mosaico de viejos y atractivos relatos de Oriente y Occidente para mostrarnos cómo los géneros fluyen y las identidades han sido siempre diversas, en humanos
y también en dioses. Y aun en los relatos bíblicos el amor no se da solo de una manera, sino que toma todas las formas que el deseo le ofrezca.

Bibliografía de Roberto Suazo

Cargando...